miércoles, 6 de junio de 2007

Escuchemos hoy la voz de Dios (Sal. 95,7)