jueves, 6 de septiembre de 2007

2. Es palabra de Dios en lenguaje humano


Por el misterio de la Encarnación, la Palabra de Dios asume las características y las formas del lenguaje humano. Jesús es igual a nosotros en todo, menos en el pecado. Así también el lenguaje usado por Dios para comunicarse con nosotros en la Biblia es igual a nuestro lenguaje en todo, menos en el error y la mentira. La Palabra de Dios no es una Palabra distante, alienada, apartada del curso de la historia. "En la Sagrada Escritura Dios habló a través de los hombres y de modo humano" (Dei Verbum, 12).

Por ser Palabra de Dios, la Biblia debe ser interpretada con la ayuda de los criterios propios de la fe. Pero por ser Palabra de Dios en lenguaje humano, debe ser interpretada también con la ayuda de los criterios que se usan para interpretar el lenguaje humano (Dei Verbum, 12). Las encíclicas Providentissimus Deus (León XIII, 1893) y Divino Afflante Spiritu (Pío XII, 1943), fueron las que más animaron a los exegetas católicos en esta dirección.

Desde el comienzo de este siglo los intérpretes usan, con mucho provecho, los métodos de la crítica literaria, de la investigación histórica, de la etnología, de la arqueología, de la paleontología y de otras ciencias (ver Pío XII, Divino Afflannte Spiritu, 20). Más recientemente, bajo la presión de los problemas que cuestionan la fe del pueblo sobre todo aquí, en América Latina, ellos aplican también los métodos de análisis de las ciencias sociales. Algunos de estos métodos tienen presupuestos filosóficos contrarios a la fe cristiana. Su uso sin embargo, en el decir de Juan Pablo II, no implica la aceptación de estos presupuestos. Por el contrario, tales métodos pueden ser muy útiles en el descubrimiento del sentido de la Biblia. "El exegeta esclarecido por la fe no puede, evidentemente, aceptar tales presupuestos, pero no por eso dejará de sacar provecho del método. Desde el Antiguo Testamento, el Pueblo de Dios fue siempre animado a enriquecerse de los despojos de los Egipcios" (Alocución a los miembros de la Pontificia Comisión Bíblica, Sobre los métodos usados en la interpretación de la Biblia, 7 de abril de 1989, Osservatore Romano, 8-4-1989).

"La gran variedad de métodos puede, a veces, dar la impresión de una cierta confusión. Pero tiene también la ventaja de hacernos percibir la riqueza inagotable de la Palabra de Dios" (Juan Pablo II, Ibid). "Todo método tiene sus límites". Reconocer estos límites es parte del espíritu científico. El exegeta creyente debe tener conciencia de la relatividad de sus investigaciones científicas. Esta modestia garantiza la autenticidad de su interpretación y mantiene su exégesis al servicio de la Evangelización" (Juan Pablo II, Ibid).


Mesters


1 comentario:

Padre Diego dijo...

Me gustan los temas que proponen para la discusión o para la preparación de temas de grupos y movimientos.

LO QUE NO CREO QUE SEA JUSTO ES USAR EL LENGUAJE BÍBLICO DE ESPAÑA PARA ACOMPAÑAR LAS REFLEXIONES DE NUESTRA GENTE. a MUCHAS PERSONAS LES CUESTA ENTRARSE EN EL TEXTO BÍBLICO CON UN LENGUAJE ESPAÑOL DE ESPAÑA, EL "sois, vosotros, os, tened", etc es cansado y aburrido para muchos que no hablamos así.

¿Pueden usar para sus textos traducciones bíblicas más acordes a nuestro lenguaje como la Biblia Latinoamerica o Dios Habla Hoy?