martes, 17 de julio de 2007

ORAR EL PADRE NUESTRO CON LOS SALMOS


Cada día rezamos varias veces el Padre Nuestro. Esa es la oración que todos los cristianos utilizan para invocar a Dios, con las mismas palabras de Jesús y con corazón filial. Rezar y vivir esa oración construye la comunión con Dios y entre los seres humanos.

El Padre Nuestro es la única oración que Jesús enseñó a sus discípulos. Es una plegaria nacida de la tradición judaica, en la que se recitaban los salmos en diversos momentos de la jornada. Jesús aprovechaba los salmos tanto para estar en contacto con su Padre, como para expresarse en los momentos de agonía, como en la cruz (Sal 22.1: Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?)

Una mirada detenida a la oración del Señor revela que es una plegaria que formula y resume las añoranzas y aspiraciones contenidas en los salmos. Podemos rezarla inspirándonos en los salmos, y así conseguiremos entender su sentido profundo, sugerido por las fuentes del Antiguo Testamento, que también servían de inspiración al mismo Jesús. A continuación, expongo un método que puede resultar muy útil para las reuniones de grupos.

Método para orar con el Padre Nuestro utilizando los Salmos

La estructura sencilla de la oración del Señor consiste en una invocación y siete peticiones. Si recitamos los salmos correspondientes a la invocación, y a cada una de las siete peticiones, logramos profundizar en el sentido mismo de esta plegaria.

Se sugiere, a continuación, una lista de salmos que hacen referencia a las palabras del Padre Nuestro. Cada miembro del grupo debe tener esta lista a su disposición, y así cada uno podrá orar con las palabras de Jesús, inspirándose en uno de los versículos del salterio a que alude la plegaria del Señor.

Al orar el Padre Nuestro, se puede utilizar este método de diversos modos, según el contexto, en orden a profundizar la experiencia de esta oración. Por ejemplo, uno puede leer todo el Padre Nuestro o distintos miembros puedan ir diciendo las diferentes invocaciones. Según el tiempo con que se cuenta, puede utilizarse uno o varios de los salmos a que hace referencia cada invocación.

Ejemplos prácticos:

A continuación expongo dos modelos de oración en grupo, para profundizar la oración del Señor, utilizando los salmos correspondientes:

Modulo 1.

Invocación: Padre nuestro, que estás en los cielos,
Él me dirá: ‘Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora’. (89.27)

Petición 1: santificado sea tu nombre,
¡Señor, nuestro Dios,
qué admirable es tu Nombre en toda la tierra! (8.10)

Petición 2: venga a nosotros tu reino
la Justicia y el Derecho son la base de tu trono,
el Amor y la Fidelidad te preceden. (89.15)

Petición 3: hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo;
enséñame a hacer tu voluntad,
porque tú eres mi Dios. Que tu espíritu bondadoso me conduzca
por una tierra llana. (143.10)

Petición 4: el pan nuestro de cada día dánosle hoy,
Al que da el alimento a todos los vivientes,
¡porque es eterno su amor! ¡Den gracias al Señor del cielo,
porque es eterno su amor! (136.25,26)

Petición 5: y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,
¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! (51.2)

Petición 6: y no nos dejes caer en la tentación,
Cuando pienso que voy a resbalar, tu misericordia, Señor, me sostiene;
(94.18)

Petición 7: más líbranos del mal.
Líbrame, Señor, de mis enemigos, porque me refugio en ti.(143.9)

Modulo 2.

Invocación: Padre nuestro, que estás en los cielos
¡Señor, nuestro Dios, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!
Quiero adorar tu majestad sobre el cielo: con la alabanza de los niños
y de los más pequeños, (8.2-3)

Petición 1: santificado sea tu nombre,
No nos glorifiques a nosotros, Señor: glorifica solamente a tu Nombre,
por tu amor y tu fidelidad. (115.1)

Petición 2: venga a nosotros tu reino
El Señor puso su trono en el cielo, y su realeza gobierna el universo. (103.19)

Petición 3: hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo;
entonces dije: "Aquí estoy. En el libro de la Ley está escrito lo que tengo que hacer: yo amo, Dios mío, tu voluntad,
y tu ley está en mi corazón". (40.8,9)

Petición 4: el pan nuestro de cada día dánosle hoy,
Él mantiene su fidelidad para siempre, hace justicia a los oprimidos
y da pan a los hambrientos. (146.7)

Petición 5: y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,

por tu bondad, Señor, acuérdate de mi según tu fidelidad. ¡Por el honor de tu Nombre, Señor,
perdona mi culpa, aunque es muy grande! (25.7,11)

Petición 6: y no nos dejes caer en la tentación,
Ellos me enfrentaron en un día nefasto, pero el Señor fue mi apoyo: (18.19)

Petición 7: más líbranos del mal.
porque en la Muerte nadie se acuerda de ti,
¿y quién podrá alabarte en el Abismo? (6.6)

EL PADRENUESTRO SEGÚN LOS SALMOS

Invocación: Padre nuestro, que estás en los cielos,
27,10; 2,4.7; 103,8.11.13; 89,27; 34,12; 145,9; 68,6; 56,4.12; 145,18; 10,14b; 8,2; 11,4; 123,1; 73,25; 131,2; 139,8; 68,20

Petición 1: santificado sea tu nombre,
116,13; 23,3; 8,2.10; 119,55; 115,1; 103,1; 34,4; 25,11; 79,9; 106,8; 109,21; 22,23; 76,2; 111,9; 135,13; 148,13; 99,3; 86,9.12; 113,1-3; 96,2.8; 72,19; 138,2; 145,1.2.21; 29,2; 74,10.21; 105,3; 52,11; 18,50; 63,5; 44,9; 61,9; 66,2

Petición 2: venga a nosotros tu reino,
45,2.7; 146,10; 5,3; 22,29; 93,1; 96,10; 68,33.35; 145,11-13; 103,19; 24,7-10; 99,1.4; 93,1; 97,1; 76,12; 29,10; 110,2; 47,3.8.9.10; 149,2; 2,8; 67,5; 10,16; 146,10; 44,5; 98,6; 89,15; 20,10

Petición 3: hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo;
40,8.9; 143,10; 89,12; 33,11; 119,16.18; 119,97; 103,20.21; 25,4; 119,1.2.4.9.14.35; 80.88.126.138.145.152; 135,6; 86,11; 145,19; 19,9.12; 147,15; 27,11; 148,5; 139,24; 118,22-23; 143,8b.10

Petición 4: el pan nuestro de cada día dánosle hoy,
72,16; 136,25; 85,13; 128,2.3; 23,1; 34,11; 78,20.23.24.25; 144,13.14; 147,8.9.14; 146,7; 104,14.15; 67,7; 107,9; 81,11.17; 23,5; 36,8.9; 34,11; 145,15.16; 65,5.10-14; 127,2; 37,19.25; 132,15; 105,40; 41,10

Petición 5: y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,
25,7.11.16.18; 35,12-13; 109,4-5; 13,6; 19,13; 86,15-17; 116,5; 103,3.4.8.9.10.11.12; 65,4; 51,3.4.5.6.7.11.19; 79,8.9; 38,19; 90,8; 32,1-2.5; 41,5; 130,3-4; 85,3; 78,38; 69,17; 111,4; 145,8; 4,2; 6,3; 9,14

Petición 6: y no nos dejes caer en la tentación,
27,1; 141,4; 37,23-24; 1,6; 121,3; 91,12; 94,18; 146,8; 18,19.37; 79,9; 119,36; 55,23; 51,13; 17,5; 19,2.14; 26,1.12; 94,18; 16,8; 1,6; 25,15; 66,9; 71,20; 23,4; 20,9; 121,3; 91,12; 39,2; 73,2; 30,7-9; 31,8.9; 37,23-24; 139,24; 66,10-11; 145,14; 119,5.8.10.36.104.133.165

Petición 7: más líbranos del mal.
39,9; 37,39.40; 6,5; 25,20.22; 143,9; 34,7.19.20; 30,2.10; 3,9; 54,6; 26,1; 18,2.7.17.18.19.20.47.49; 140,2; 56,9.14; 37,40; 16,11; 143,7.9.11; 17,1; 72,13.14; 118,13; 116,18; 145,18.19; 17,7-8; 70,6; 71,2-3; 144,2; 141,1.9; 69,2-3.15.17; 91,3; 31,4-5.16; 22,12.25; 107,13-14; 49,16; 50,15; 40,14; 6,5; 10,12; 146,7-9; 70,6; 144,2; 33,18-19; 32,7; 69,2-3.15-16.36-37; 136,23-24; 147,2-3; 16,10; 68,20.21



P. Ignaci Ricart cmf

1 comentario:

Cristian dijo...

Interesantísimo ejercicio... como para un retiro... Bendiciones.